Modularidad flexible y sencilla instalación para grandes proyectos

La ciudad de Panamá, con los casi 900.000 habitantes de su término municipal, y más de 2.000.000 en su área metropolitana, es la más grande y poblada de la República de Panamá.

A orillas del Pacífico, al este de la desembocadura del canal del mismo nombre, ha vivido un desarrollo urbanístico muy fragmentado y difuso desde su nacimiento a principios del siglo XX, condicionado además por la presencia de grandes áreas de propiedad privada y una tendencia histórica al crecimiento lineal apoyado en los grandes ejes viales este y noreste.

En este contexto de gran disolución urbana y con una población creciente nace la necesidad de dotar a la capital de una infraestructura de transporte público que facilite la movilidad y la conectividad entre los distintos barrios de la ciudad y su periferia, sin sobrecargar los desplazamientos en superficie.

La línea 1 del Metro de Panamá se comenzó a construir a finales de 2010 y se inauguró en abril de 2014. Cuenta con una extensión próxima a 16 kilómetros, en un recorrido norte-sur que vertebra la ciudad y parte de su área metropolitana a lo largo de un corredor de alta demanda de transporte público. Para reducir los costes de implantación y su impacto la mayor parte de su recorrido se trazó siguiendo el eje de importantes avenidas, por espacios públicos, sin ocupar las vías en superficie, con tramos subterráneos o elevados.

Se compone esta línea de un total de 14 estaciones, seis elevadas y ocho subterráneas, cada una de ellas con un promedio de longitud de andén de 110 metros. Dimensionadas en su inicio para acoger el desplazamiento de hasta 15.000 viajeros por hora y sentido, la alta demanda del servicio ha ido incrementando, con el paso del tiempo, tanto el número de trenes y como sus frecuencias.

La materialización constructiva de las estaciones y los andenes responde a la necesidad de un diseño sólido y robusto, con materiales y acabados que resistan la exposición a un uso público intenso y que además aporte facilidad de uso y un cumplimiento estricto de la seguridad exigida por la normativa local.

Para el cumplimiento de estas exigencias se instala un concepto de barandillas formado por una estructura de acero inoxidable de perfil redondeado y paneles de vidrio templado, el sistema R-Concept: Glass de Comenza, que cumple las características de resistencia y solidez requeridas y aporta luminosidad, aligerando con ello la percepción del conjunto.En su conjunto, contribuye además a unificar, sin estridencias, la percepción de las distintas estaciones por parte del usuario, convirtiéndose en un elemento referencial del diseño.

Ante la escala urbana del proyecto, resultó esencial la facilidad y la rapidez de instalación de este desarrollo modular, ejecutándose 6.500 metros de barandilla en unos plazos de entrega muy ajustados, permitiendo ahorrar tiempo en la puesta en obra y minimizar los costes y los errores de ejecución.

Línea Uno Metro Panamá

Panamá, Panamá

  • R-Concept